Proyecto: Proyecto Psicopedagógico y Familiar

Ano: 2016

Financia: Fundación José Otero e Carmela Martínez

Resultado de imagen de fundación josé otero y carmela martínez logo

El proyecto

Los niños, niñas y adolescentes son los últimos responsables de la crisis, y con todo están sufriendo sus consecuencias de forma tan o más grave que otros colectivos y grupos sociales. A la vez, el impacto en ellos está siendo mucho menos visible cuando son precisamente los que menos capacidad tienen (individual y colectivamente) para enfrentarse a ella y a sus consecuencias.
Así pues, vivir en una situación de exclusión extrema o de pobreza tiene muchas consecuencias en el desarrollo y en la calidad de la vida infantil. Además implica un riesgo elevado de que esta situación de exclusión perdure durante toda su vida.
Para reducir las desigualdades es mucho más efectivo invertir en la infancia que en cualquiera otro grupo de edad, tal y como destaca el documento “Intervenir en la infancia: romper el círculo de las desventajas” de la Comisión Europea, que insta a los países a que aseguren el acceso de las familias, las niñas y los niños a servicios de calidad y adecuados en materia de protección, vivienda, salud y educación.
“Para eso deben mejorar el impacto de los sistemas educativos en la igualdad de oportunidades para romper el ciclo de desventajas, garantizando que todos los niños puedan beneficiarse de una educación inclusiva y de alta calidad, que promueva su desarrollo emocional, social, cognitivo y físico”.
Debido a que la calidad de vida de los menores se ve mermada por las realidades que están viviendo, este proyecto pretendió promover desde una perspectiva integral el desarrollo educativo y socio-sanitario de la infancia en situación de riesgo de exclusión social, fundamentalmente a través de acciones preventivas y de intervención, complementarias a los servicios normalizados facilitando el intercambio de información institucional mediante colaboración entre entidades y municipios que había posibilitado la relación de las/os niñas/os  y las familias, respondiendo a las carencias detectadas con los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y sus familias.

Acciones
Las acciones estuvieron orientadas a la prevención e intervención integral. Para facilitar dicha explicación englobamos las actividades por áreas de la siguiente manera:
– ÁREA EDUCATIVO Y SOCIO-SANITARIA. Se llevaron a cabo talleres tanto educativos (refuerzo escolar) como otros centrados en la parte de la salud (mejora de hábitos básicos), así como de ocio y valores.
– ÁREA DE LA FAMILIA. Se llevó cabo el servicio de Orientación y Asesoramiento Familiar.
– ÁREA EMOCIONAL. Se trabajó mediante el servicio de Atención Emocional con cada uno de los chicos y chicas manera individual.
– ÁREA DE VOLUNTARIADO, SENSIBILIZACIÓN E INCIDENTE. Se desarrollaron actividades de sensibilización sobre los derechos de la infancia, protección y buen trato tanto dentro de la propia entidad como fuera, así como la participación activa en redes sociales, charlas, reuniones, plataformas, campañas, etc.

Resultados
Creemos que el impacto de nuestra actuación se reflejó de varias maneras: socialmente, en una mayor sensibilización de la población; aumentando el número de donaciones, incrementándose las colaboraciones de forma indirecta, al tiempo que en un número mayor de voluntarios y voluntarias, también en una mayor coordinación y colaboración con entidades públicas y privadas; tanto centros educativos cómo diversas organizaciones no gubernamentales de la localidad.
En cuanto al impacto en el territorio, decir que somos el único Proyecto en Santiago de Compostela y comarca que de la cobertura diaria y atención a las diferentes necesidades que presentan los niños/as y adolescencia, mediante una acción a nivel: familiar, psicológica, escolar, ampliándose cada año con nuevas actividades y acciones que ayudan al desarrollo personal y social del mismo.
Otro de los ámbitos en el que se vió reflejado el impacto del programa fue en la población destinataria. Desde lo proyecto se trabajó por la igualdad real y la protección del/la menor, tratando de garantizar a los niños/as en situación de vulnerabilidad un contexto normalizado de desarrollo personal; que había respetado su integridad y había potenciado sus capacidades, al tiempo que ayuda a sus madres en la atención de las necesidades de los/as menores.