“Para empezar: ¿es cierto que hay mujeres que ejercen la prostitución libremente?, y en tal caso, ¿por qué lo hacen?, y ¿las empodera?… No se me ocurre mejor respuesta a estos interrogantes que un libro autobiográfico publicado en francés en 2001: Putain, de Nelly Arcan (hay edición española: Puta,editorial Planeta, 2002). El suyo es un caso ideal, sin nada que enturbie la pureza del experimento: una chica joven, blanca, de clase media, con papeles en regla y sin apuros económicos, habitante de un país moderno e igualitario, Canadá, decide un buen día ofrecer sus servicios a una agencia de prostitutas de lujo. ¿Por qué motivo? Ella misma se lo pregunta, tiempo después, en la consulta de un psicoanalista. Con su estructura de asociaciones libres, su introspección descarnada, su brutal impudor, Puta parece la transcripción del monólogo que su autora debió desarrollar en el diván.”

VER EL ARTÍCULO COMPLETO